Family Logging Contest. El “anticampeonato”

Hace unos meses un grupo de amigos Gallegos y Asturianos empezamos a elucubrar sobre un encuentro a mitad camino, mas concretamente en la costa de Lugo;  La idea era unos días de convivencia de las familias, donde los niños tomaran el protagonismo, se organizaría un pequeño “contest” que sería mas bien una burla a los campeonatos donde el cachondeo y la ausencia de reglas primaran, de ahí el nombre del “anticampeonato. Con madres, padres y niños disfrutando de las olas, en un ambiente familiar e informal, de todas estas ideas surgió el Family Logging Contest (el “anticampeonato”).

Ese día llegó y ahí estábamos todos, en un prado frente al mar, compartiendo, comida, risas y vivencias.

 

Todo marchaba sobre ruedas, menos el mar que se puso enorme, por lo que la quedada se tornó mas gastronómica y de convivencia, los niños desenfundarán sus tablas en la próxima ocasión.

La atmósfera de la quedada fue espectacular, sirvió para estrechar los lazos de amistad, conocer gente nueva y que los niños hicieran nuevos amigos y de paso respiraran un poco de “surfing”

 

Hangten Magazine N6. NEW ISSU

 

 

 

 

La paella “Estaba” buena

Bonitos regalos de nuestros amigos gallegos mini quillas Karma fins y Licores Berrimes 

 

El SURFING

Como comenté antes el surfing estuvo enorme, aunque el viernes el primer día estuvo asequible y los que llegamos primero pudimos disfrutar de un bañito guapo y pequeño.

 

Fine  entró con su tablón y se notaba que conocía la zona porque siempre encontraba la buena.

Oskar con su single, se desenvolvía muy bien

Nicolás ese día optó por entrar con tabla pequeña y se artó de coger izquierdas

El sábado el mar apareció enorme y muy tocado de viento, ese día no surfeamos y lo dedicamos a comer y  a contar aventuras e historias entre cervezas y cafés.

El Domingo entraba el viento sur, muy favorable para esta costa y aparecieron las olas perfectas, pero grandes, después de observarlas largo rato, averiguando por donde se podría entrar, nos fuimos al agua, y la sorpresa fue mayúscula, las olas eran perfectas, potentes y muyyyy rápidas, nos iban a poner a prueba.

Nos lo tomamos con calma, entramos por un pequeño canal que dejaba que nos acercáramos al pico, una vez en posición, al principio con mucho respeto, no fuimos envalentonando y cayeron las primeras olas.

Melón que pilló la primera, se dió cuenta enseguida que iba corto de tabla, pero pese a ello se hizo buenos bajadones.

 

Nico repitió con su tabla corta y demostró su valentía en estas condiciones, ya que a la mínima “Comias” series una detrás de otra.

Y ya por último el que escribe, que hay que reconocerlo estaba un poco acojonadillo, consiguió bajar alguna ola guapa.

La sonrisa resume lo bien que lo pasamos en el agua

Para terminar este relato, de una quedada familiar maravillosa, llena de reencuentros, nuevas amistades, con la vuelta al surf de nuestro querido Fine después de muchos meses de “Desencuentro con el mar y el surfing”, llego a la conclusión de que, el surfing une gentes y familias enteras. Que pretexto mejor que unas olas y unas jornadas al borde del océano, para juntarnos y disfrutar de la amistad, para transmitirles a nuestros hijos, el amor por el surfing y el mar, estoy convencido que estas reuniones nos hacen mejores personas, mas respetuosas, mas solidarias y mas humanas.

Para acabar quería darle las gracias a todas las personas que estuvieron en esta quedada, xuntanza o como lo queramos llamar, donde los niños iban a ser los protagonistas y seguro que la próxima vez lo serán, porque esta vez la protagonista fue la amistad.

 

 

 

 

 

 

Share this post

PinIt

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

scroll to top