Surfari en 4×4 Asturias-Senegal. Parte 5

Una más de las entregas del viaje de Ricardo de Marejada por la costa africana en dirección al sur de Senegal. Integro en Dakar, la capital de Senegal con todo lo bueno y malo que tiene, del día 10 al 16.

Para ver los capítulos anteriores se puede ir pinchando en el Primero, Segundo, Tercero y Cuarto

dakar9

Dakar

Día 10:

Nos levantamos en Dakar, bien pronto por el horario cambiado, hoy era día de buscarse la vida, fuimos a la oficina comercial de España en Senegal para tratar de que nos asesoraran, llegar hasta allí fue fácil gracias al GPS, bendita compra, si no fuese por él no se donde estaríamos, seguramente en Marruecos aún. Estaba al otro lado de Dakar, a 16km por la ciudad así que paciencia por el tráfico y atención al volante por lo peligrosos que es conducir por aquí sin chocarte, una vez allí nos estuvieron contando un montón de cosas, entre las que el tema del mafioso es parte del juego aquí, es digamos como un canon o impuesto más del país. Después de la reunión salimos entre esperanzados y descorazonados, por una parte bien encontrar alguien que te indique como hacer las cosas bien pero por otra con la cabeza hecha un lío de todo lo que hay que hacer, se necesita más tiempo del que tengo ahora mismo, pero bueno paso a paso, primero solucionar lo del coche, arreglar lo del camp etc. Con la cabeza como un bote y a punto de explotar decidí volver a casa y relajarme, sino malo. De tarde vino Eduard un amigo de Jack que tiene muchos contactos ya que es hijo de un exministro de aquí y que sabe manejarse en los juegos del mafioso del coche, le contamos todo, hizo unas llamadas y nos dijo que él no podría arreglarlo ya que no tiene los suficientes contactos pero que este otro parece que si puede y que cree que es “serio”, incluso hablo con él y vió los papeles que nos había hecho, así que adelante con la operación estafa al blanco.

Más tarde y para cambiar el chip, nos acercamos a la playa de Yoff a ver a Marta la dueña de un surfcamp para hablar con ella, y ver si podíamos tejer algunas alianzas, las reunión fue muy bien y parece que podrán salir cosas interesantes para la gente que quiera combinar nuestro camp con surfear algo también en Dakar.

dakar7

Playa de Yoff.

dakar4

Miles de personas en la playa.

A la vuelta a la casa nos encontramos con que Felix había ido al mercado a comprar pescado para la cena y tuvimos que esperar casi una hora en la calle, en un momento dado paso un señor con una caja de fruta llena de palos cortados de varios tipos, yo pregunte para que era y me explicaron que eran para los dientes, compramos unos y estuvimos mascando el palo, que resulto ser una especia de cepillo de dientes natural, ya que el palo al romperlo se deshace en hebras finas y duritas como si de un cepillo de dientes se tratase.

Día 11:

Día perdido en Dakar, agotado tras todo el viaje y los últimos acontecimientos, pase el día en casa relajándome un poco, ni siquiera quise salir de tarde a dar una vuelta por la ciudad, necesito evadirme un poco de todo, hablar con la familia y tratar de centrarme otra vez, después de toda la tensión de los últimos días a veces es necesario parar.

Día 12:

Mañana también perdida en casa, de tarde nos movimos a ver si encontrábamos alguna ola buena en Dakar, al ser una península tienes todas las alternativas posibles, aunque la verdad es que no encontramos nada bueno, algunas de las mejores olas o no estaban bien de viento o la marea no era la buena y las rocas salían demasiado. Una pena porque había un par de sitios con una pinta brutal pero no pudo ser, al final entramos en la playa grande de Yoff, miramos primero delante del camp de Marta, pero aquello era una romería, no había donde aparcar y la playa parecía que regalaban algo, cientos de personas apiñadas en el agua bañándose. Nos movimos un poco más al sur que aunque había algo menos de mar el viento le daba mejor y no había gente. Aparcamos y cuando estábamos terminando de poner el neopreno llegaron de la mezquita a decirnos que eso no lo podíamos hacer, que eso de cambiarnos delante de la mezquita como que no, además lo decían de malas maneras, movimos el coche unos metros más lejos y al agua. Al entrar nos dimos cuenta del error de haber puesto neopreno, bufff el agua como caldo, por lo menos 25 grados, vamos que media hora de baño y ya estaba asfisiado, entramos para quitar el calor y salimos peor.

dakar1

Autobús de linea.

Después del baño, dejamos el coche en casa y nos acercamos a una tienda a comprar, para llegar cogimos un bus de línea de los de aquí, ejem menudos autobuses, de coña, son de esas furgonetas mercedes enormes de los años 70 y 80 que aquí siguen rodando. La vuelta fue lo mismo pero en taxi, en un Renault de la misma época que se caía a cachos, los taxis y buses de aquí son para estudiar, parece imposible que se vean rodar aún coches así sin problema. Una vez en casa y por la morriña me pongo radio marca para escuchar el Atlético-Real Madrid, manda narices que no miro para el fútbol en casa y aquí a 5000 km estoy escuchándolo por la radio.

dakar5

Los taxis de Dakar no tienen desperdicio.

Día 13:

Hoy tocaba papeleos del coche, marchamos pronto hacia el puerto, que es donde esta todo el tema de las aduanas de Dakar, una vez en la entrada del puerto nos encontramos con Eduard el amigo de Jack para ir a la oficina, una larga caminata a pleno sol y con un calor que se caen los pájaros, si me tocaba el pelo parecía que fuese a arder, iba buscando sombras como un perrillo. Una vez que llegamos dentro era un espacio enano para todas las mesas y personal que tenían allí metido pero por lo menos tenían aire acondicionado, allí tuvimos que hablar largo y tendido con la persona con la que estábamos citados, al ser algo no muy legal había que hacer parte a la cara de todo el mundo y luego el pago por detrás, y nos quejamos en España, a la salida de la oficina el chofer del tío nos llevó hasta donde teníamos el dinero para pagarle, una vez allí le dimos el dinero a cambio de un papel de los que necesitábamos y un recibo de haber abonado tal cantidad.

dakar2

Caminando por los barrios.

Esa parte del día la terminamos pero desde esa oficina volvimos a caminar por la ciudad, por un barrio de lo peor que vi nunca, calles de arena con todos los edificios destrozados, y mierda por todas partes, ni siquiera me atrevía a sacar el móvil y hacer fotos en muchos sitios, el centro de la calle estaba lleno de comida podre, plásticos y basuras con lo que imaginar los bordes y la acera, además de intransitable por los cientos de puestos de todo tipo de cosas. Por fin nos metimos en un sitio a tomar algo de beber porque el calor aún era peor que antes, me salvó la campana porque ya estaba empezando a marearme, como sería que hasta los que vienen conmigo estaban muriendo de calor, si ellos que están aconstumbrados al clima no aguantaban, yo…

Al final el tomar algo fue también comer un rico pescado, aunque tuvimos que esperar cosa de hora y media, pero o bien estaba muy rico o ya el hambre hizo que me lo pareciese. Después tomamos un taxi y a casa, por cierto lo de coger un taxi no es tan fácil, hay cientos pero no todos paran aunque vayan vacíos, luego hay que regatear mucho pues te quieren cobrar lo que les da la gana y no ceden, la media es regatear con dos y dejarlos marchar antes de pillar uno que te lleve a casa por un precio razonable.

Una vez en casa a relajarse, enredar en internet, descansar y demás hasta la noche, tocaba cenar otra vez arroz con pescado, llevamos 3 días de comer y cenar lo mismo y quise inventar algo, intente un arroz a la medio cubana con un plátano y una manzana y bueno….no fui el único que lo comió, se dejaba.

dakar3

Aquí el arroz lo compran así, en sacos de 30 kgs.

Día 14:

Día en casa, no nos movimos, algún capítulo de una serie y trabajo de ordenador para preparar la llegada a Cap Skirring que espero sea pronto, el que está haciendo los papeles comenta que sería posible terminar mañana por la tarde, ojalá ya no aguanto más aquí en Dakar, no me gusta nada la ciudad.

Día 15:

Otro día de espera, pronto fuimos al banco a recibir un dinero por el Western Union, pero como todo aquí las cosas van despacio, lo que debería ser un formalismo lleva más de media hora de reloj, te llaman, te piden datos, te mandan a sentar y que esperes, vuelven a llamarte para pedirte el motivo por el que quieres el dinero(a ti que coñó te importa) y así hasta tres y cuatro veces.

De tarde fuimos a comprar unas cosas, y desde allí me llevaron al mercado de carne de Yoff, simplemente indescriptible, una explanada de arena con puestos de madera podre con la carne expuesta al aire sin refrigeración y sin ningún tipo de salubilidad, encima justo al lado hay un taller de coches al aire libre donde reparan entre la mierda, las señoras que están allí cuando te ven llegar te llaman para que las compres y mueven sus abanicos para espantar a las moscas y que se vea bien la carne, y digo que se vea bien la carne porque hay tantos miles de ellas que cuesta ver la carne, una de las señoras tenía la carne tapada con una manta, como no, negra de mierda, y al levantarla , salieron miles de moscas de las piezas de cerdo que tenía, no pienso ni acercarme a lo que trajeron para cenar por muy cocinado que este a la parrilla.

dakar6

Mercado del pescado.

Después fuimos caminando entre puestos ambulantes de todo tipo de cosas hasta el otro mercado, esta vez el de verduras y pescado, algo mejor pinta pero lo mismo, al aire libre y sin higiene, eso si no había moscas apenas. El pescado no tenía mala pinta y compramos también algo.

A la vuelta me di cuenta que en ese barrio de Dakar no vi un solo blanco en toda la tarde, pregunté si se solían ver y me respondieron que ni de coña, que quizás alguno pasando en coche pero caminando alegremente como yo estaba haciendo seguramente nadie en semanas o meses, además es un barrio que de noche dicen que es muy peligroso, vamos que si me quedo solo allí duro nada, desde luego que observado me sentía un rato, debían pensar “que hará este blanquito por aquí perdido” eso cuando menos claro. Vamos que después de todo eso llegar a casa es un alivio, está bien ver esos sitios, el verdadero Dakar, pero pone un pelín nervioso.

Día 16:

Más días tirados en Dakar, esto de los papeles se eterniza hasta límites solo conocidos en sitios así, otra vez lo que prometieron no se cumple, según llega la fecha surgen problemas, parece que mañana será el día pero hoy nos tiramos medio día dando vueltas pero finalmente nos dijeron eso de vuelva usted mañana que ya estará.

CONTINUARÁ….

Siguenos en ...

PinIt

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *