Surfari en 4×4 Asturias-Senegal. Parte 4

Continuamos con la cuarta parte del viaje de Palomeque de Marejada para llegar al sur de Senegal en 4×4 desde Asturias, hoy salida de Marruecos, Mauritania y entrada a Senegal, estos días no hubo surf, lo que teníamos previsto de surf en Mauritania viendo como están las cosas por allí lo dejamos aparcado para otra vez, hay veces que es mejor no jugársela demasiado o no tentar a la suerte. Que no hubiera surf no quiere decir que no pasaran cosas, es más, pasaron demasiadas.

Si quieres recordar los primeros capítulos pincha en el PRIMERO, SEGUNDO  o TERCERO.

Día 8:

Madrugón otra vez, a las 6 y poco estábamos de ruta con objeto de llegar temprano a la frontera y estar de los primeros en la cola y así tratar de pasar pronto, de esta manera y con suerte podríamos pasar todo Mauritania en un día y no dormir por el camino. Conducir de noche aquí es un poco locura, la carretera no está pintada y hay que ir despacio, menos mal que son rectas kilométricas.

surfari senegal 3

Llegamos a la frontera a las 7.30 y esperamos tranquilamente hasta las 9.15 que abrieron. Nos habían aconsejado no dormir en la frontera pues las condiciones eran muy…chungas digamos, pues si, el rato que estuvimos allí nos dio para darnos cuenta que hicimos bien en dormir en el hotel en vez de en aquellas habitaciones.

surfari senegal 2

El paso de la frontera fue una locura, primero rellenar un papel con un poli que estaba sentado en un pupitre de colegio de hace 50 años y pagarle 10 dirhams, pasar un poco más adelante y entregar el papel con el pasaporte, otro poco más para la aduana, allí nos metieron el perro por el coche y el pobre se volvió loco con el chorizo que llevábamos, hubo algún momento de tensión hasta que vieron que era comida pero luego risas, eso si nos dijeron que nos lo lleváramos de allí rápido, el perro pisoteo todo el coche, la ropa y lo que le dio la gana y ni se te ocurra decir nada, atrás en la caja de la pick up también tuvimos que sacar todo para que entrara el perrito. Una vez pasado esto, otra oficina para que nos sellaran, no sin antes dar la vuelta porque había que sellar otra cosa, total 5 pasos absurdos pero es lo que hay.

Desde que sales de Marruecos hasta el puesto fronterizo de Mauritana hay como 3-5 kilómetros de tierra de nadie en los que conduces por el desierto buscando una pista limpia, pasas de una carretera asfaltada a la nada, ya que ni siquiera hay un camino definido en la arena o las piedras, búscate la vida y no te confundas, si te quedas tirado olvídate de todo, cientos de coches destrozados y desmontados, solo te queda el chasis en una noche si te quedas allí, da mucho miedo, era el sitio para sacar unas fotos brutales pero la situación no invita a pararte a sacar fotos, quieres salir de allí cuanto antes y no era cuestión de ir solos, seguimos a un mercedes que parecía “local” dando vueltas y vueltas hasta que por fin vimos al fondo la frontera de Mauritania y una vez orientados no fue difícil llegar, con un 4×4 resulta sencillo pero un coche normal…si te confundes o te quedas empanzado en la arena o dejas los bajos en las piedras.

surfari senegal

En la frontera Mauritana vuelta a empezar pero peor, tenemos que sacar un visado que son unos 120€ por persona, un seguro del coche obligatorio unos 32€, pagar aduanas otros 50€, a un poli otros 5 o 10€ etc etc y encima estar allí otras 2 horas de un lado a otro, en total unas 4,5h para hacer 3 kilometros, vergonzoso. Al final desde las 7.30 de la mañana que llegamos salimos de la frontera a medio día entre unas cosas y otras, no sabíamos si ya sería demasiado justo para nuestro objetivo, a unos 300km estaba Nouakchott así que ya veríamos, carretera y manta, tuvimos también varios controles del ejercito pero sin problema y rápidos, eso si nuestra táctica de enseñarles la guía de viaje y preguntar por olas no funcionó, en el primero el militar nos cogió el papel, entro a preguntar y cuando volvió ni nos indicó ni nos devolvió el papel, se lo pedimos y dijo que no, a saber si pensó que éramos espías o que se yo. Después de eso es cuando definitivamente decidimos pasar de surfear en Mauritania y no complicarnos la vida innecesariamente.

A Nouakchott llegamos totalmente de día, al contrario de lo que pensaba hay que pasar por la ciudad si o si, menudo miedo, todo destrozado, sucio, las calles encharcadas y todo lleno de basura, decidimos seguir ruta lo más rápido posible, no me quedo yo a dormir ahí ni loco. Cruzar toda la cuidad fue lento, kilómetros de tráfico loco con carros de burros y caballos, taxis en dirección contraria, baches del tamaño del coche etc. Una vez fuera de la ciudad otra vez a correr que se hace de noche, no llegamos a destino de día por culpa del retraso en la aduana, tuvimos que hacer unos 100 o 150 km de noche, con tráfico en contra y sin ver nada pero había que seguir, ahí no te puedes quedar parado en cualquier sitio. Hay más detalles importantes a considerar para conducir de noche por Africa, los coches están destrozados y muchos o no tienen luces o sólo una, por lo que a última hora del día y primera de la noche siguen circulando hasta que ya no se ve nada de nada, en ese rato es peligrosísimo pues no los ves venir y un adelantamiento se complica mucho, aparte esos coches van a 40 mientras otros más nuevos a 110. Y por último hay que tener en cuenta que la población local es negra, pero negra negra, de tal forma que o llevan algo de ropa clara o de noche no se les ve en absoluto, parece una tontería pero es así y encima tienen la manía de ir por la carretera caminando tranquilamente, de día no hay problema pero de noche te puedes llevar algún susto gordo, precaución amigo conductor.

surfari senegal 4

surfari senegal 5

Finalmente llegamos a Rosso, la frontera con Senegal es un río y hay que pasar en pequeños ferrys, como no, a esas horas ya estaba cerrada, nos indicaron un hotel que no parecía estar mal, con seguridad en la puerta y en el que podíamos dejar el coche dentro seguro, las habitaciones tenían aire acondicionado pero bastante viejo, incluso para aquí diría yo, ducha y a dormir, o intentarlo porque los mosquitos nos atacaron sin piedad toda la noche, casi no pegamos ojo. A la mañana siguiente y ya de día vimos que el hotel esta en medio de una charca asquerosa y podre, cómo no íbamos a tener mosquitos, uffff.

Día 9:

Vuelta a empezar con las fronteras y vuelta al timo al blanco, menos el visado nos volvieron a dar mil vueltas, para salir de Mauritania tuvimos que pagar otra vez aduanas, seguro de coche y no se que más cosas, luego el barco etc, total otras 2horas de mareo, una vez en el Ferry ya de camino a Senegal nos sentíamos ya muy cerca del final, con ganas de llegar a Dakar y hacer cosas, pero no, la frontera de Senegal resultó ser lo peor del viaje, lo demás era un juego de niños con lo que nos esperaba, afortunadamente no hay visado ya en Senegal con lo que se agiliza todo pero después de pasar por todos los sitios poco a poco, pero cuando parecía que todo estaba ya terminándose nos dicen que el coche no cumple los requisitos para entrar en el país, que si tiene más de 8 años nada, señor si todavía tiene 8 y no 9, pero que no que va por año de matriculación y no por antigüedad bla bla bla, al final nos presentan a un tío que puede arreglarlo y que salgamos del puerto y de la aduana con el coche, un mafioso primo de fulano de tal que lleva el puerto, bien esto funciona así, corrupción institucionalizada al 100%, la broma nos cuesta horas de tiempo y 350€ para tener unos papeles provisionales para 5 días, tragas y pagas porque sino o te das media vuelta o te ponen un policía en el coche, previo pago también de 200€ hasta que salgas a Mali o Guinea o donde quieras. Después de todo el tío nos explica que la cosa no termina aquí si quiero matricular el coche en Senegal y usarlo para el Surf Camp, el es familiar también del comandante de aduanas de Dakar, donde debemos ir a matricular el coche y que como el año de matriculación no vale allí tendré el mismo problema, pero que no me preocupe que el me puede ayudar, que le sigamos a su oficina a St Louis y nos cuenta, le seguimos durante 100km, afortunadamente en dirección a Dakar y nos lleva a su “oficina” un restaurante junto al río, no sin antes pasar por su banco a ingresar el dinero, es decir ver si lo que le dimos no era falso. Allí nos cuenta que los impuestos de aduanas son el 44,48% del valor del coche y que el puede hacerlo todo en regla saltándose lo del año de matriculación, y que todo el proceso nos saldrá por 3000€, uffff burrada al canto, finalmente después de muchas vueltas y preguntas no nos sale tan mal pues el valor del coche y el impuesto son reales y rondaría eso, vamos que nos salva el culo, el se gana un dinero pero nosotros podemos continuar proyecto, porque sino o hago el viaje de vuelta por carretera o embarco el coche en un container de vuelta a casa y eso vale unos 1500 o 2000€ . Le decimos al tío que lo tenemos que pensar que es mucho dinero y que yo no lo tengo nada claro, que yo he venido aquí a montar un negocio para dar trabajo a la gente de aquí y a ganar dinero, que si lo que voy a hacer es perder tiempo y dinero tiro el coche al río, me vuelvo a España y ahí se quedan, casi todo fachada para hacer posición de fuerza y que no se quiera aprovechar más de la situación, al final la única solución es jugar a su juego y tratar de ganarle algo de terreno.

Después de todo este lio, de no haber ni desayunado ni comido estamos en St Louis a 250km de Dakar aún y haciéndose otra vez tarde, cogemos coche y ruta a Dakar, se nos hace de noche un día más pero esta vez mucho peor ya que la carretera sigue sin pintar y hay mucho tráfico en contra con lo que cada vez que te cruzas con un coche tienes que reducir mucho la velocidad y concentrarte en ver por dónde va la carretera, poco más adelante a unos 80km de Dakar nos encontramos un atasco inmenso y a cada kilómetro resaltos de esos que como no los veas sales volando, ya pensábamos que no llegaríamos hasta la madrugada cuando por suerte a 25km entramos en una autopista, y ya con tráfico fluido pudimos acercarnos a unos 5km de Dakar, luego el tráfico típico de cualquier ciudad grande pero con el comportamiento loco de miles de coches, mil ojos en las rotondas porque en 2 carriles entran 4 coches y te avasallan, encima los camiones, taxis y autobuses les da igual tocarse contigo porque están tan hechos polvo que no se van a enterar, tú tienes las de perder así que toca dejar paso por doquier por más que seas un grandullón 4×4. Finalmente legamos sanos y salvos a casa de Felix el amigo de Jack que nos esperaba con algo de comer y una cama para descansar, que hacía mucha falta después de dos días así.

Dakar no era ni mucho menos el final del camino, pero sentíamos que por lo menos lo importante estaba hecho, ahora quedaba arreglar mil papeles para la empresa y el coche y continuar hasta el sur.

CONTINUARÁ…

Siguenos en ...

PinIt

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *