Viaje al gran sur. Malaga y Cádiz Andalucia infinita.

Hace unos meses comencé el relato de mi viaje de invierno al sur de España, con mi paso por la comunidad Valenciana, (podéis ver los capítulos anteriores al final del post de hoy).

Ahora nos vamos a centrar en Málaga donde llegué después de un viaje nocturno de mas de 7 horas desde Valencia capital, fue agotador, pero las ganas de ver a mis amigos malaguitas pudo con mi cansancio.

img_6670

img_6672

img_6676

,

Después de pasar una noche lluviosa en la playa de CABO PINO la luz del día me recibió con un panorama bastante ventoso y oscuro, las olas en esta bella playa dejaban bastante que desear, así que llamé a mi buen amigo Miguelito Sampalo para quedar con él y a los diez minutos estaba en la playa, donde después de los abrazos de rigor, presentarme a Judith un chica muy simpática y de chekear la playa decidimos tirar para el puerto de Benalmádena, donde nos encontramos mejores olas y a la demás cuadrilla con la que pasé un día estupendo , allí estaba Siles,  David y Máximo.

img_6752

Allí la cosa estaba mas calmada y nos pudimos dar un par de bañitos guapos y pude disfrutar de la hospitalidad de mis anfitriones, que gracia tienen por estas tierras, no paré de reir en todo momento.

Los 3 mosqueteros, David, Máximo y el Siles

Los 3 mosqueteros, David, Máximo y el Siles

img_6679

img_6680

img_6683

img_6687

img_6688

img_6689

img_6693

img_6698

img_6707

img_6724

img_6730

img_6731

img_6743

Inolvidable el momento comida en la playa, al sol Andaluz y con una rica Paella que nos hizo el amigo Siles

12744181_10207731978191795_431317359893272893_n

La reunión con los “Malaguitas” fue uno de los mejores momentos del viaje, sin duda en un futuro próximo volveré para disfrutar otra vez de esa tierra y de los “Molletes” tan ricos que nos cenamos esa misma Noche Miguelito, Patri y David.

Con Pena a la mañana siguiente puse rumbo a mi querido Cádiz, una tierra que descubrí hace unos años y a la que siempre vuelvo en invierno. Antes de llegar a mi destino final, hice una paradita en tarifa a disfrutar de su luz, de las cometas y los kites que coloreaban el cielo.

Tarifa

Tarifa

img_6787

Y después del espectáculo de viento y colores, exploré un poco mas la costa de Tarifa, me acerqué a un sitio al que le tenía ganas, la playa de Punta paloma, espectacular e idílico lugar, donde la playa kilométrica, su sistema dunar espectacular y sus pinares me maravillaron, la pena fue la falta de olas, el mejor pretexto para volver otra vez.

img_6789

Punta Paloma

img_6791

img_6792

img_6796

A pocos kilómetros mas hacia el oeste, fui a visitar Bolonia, una playa encajonada entre el mar y una montaña, un lugar único y que ya enamoró hace siglos a los romanos, por su belleza y por ser un lugar previlegiado donde se divisa y esta a pocas millas en linea recta la costa Africana, allí se establecieron y buena muestra de ello, son las ruinas de la antigua cuidad de “Baelo Claudia” os recomiendo visitarlas, existe junto a dichas ruinas un museo muy guapo, que explica muy bien la historia romana del lugar y las mismas ruinas muy bien cuidadas por cierto os impresionarán.

Playa de Bolonia y asentamiento romano.

Playa de Bolonia y asentamiento romano.

img_6775Os dejo un enlace con mas información de la historia del lugar PINCHAR AQUÍ

Después de quedar impresionado con Bolonia y su historia  puse rumbo a mi destino final los alrededores de Conil y el Faro de Trafalgar donde me reencontré con mis amigos gaditanos “Dieguito” BANGER, “El SEVI” y Juan Villasante decir que no tuvimos suerte con las olas los días que estuve por allí, pocas olas, pero la compañía fue muy agradable.

El Palmar no me dejó estrenar en condiciones mi tablón BANGER

El Palmar no me dejó estrenar en condiciones mi tablón BANGER

 

El Palmar

El Palmar

Y volví a mi lugar favorito en Cádiz, el Faro de Trafalgar, un lugar que me tiene cautivado y al que siempre me gusta asomarme cuando visito estas tierras.

img_6810

El faro de Trafalgar

El faro de Trafalgar

img_6820

img_6824

img_6818

Como véis de estos últimos días por Conil, el surf fue lo de menos por la escasez de olas, pero me volví al frío Norte con una sonrisa de oreja a oreja, con una carga de energía que me permitió pasar las últimas semanas del invierno, todo ello se lo debo al calor de esas tierras del Sur y a sus gentes que dejaron un recuerdo inolvidable y por ello mi mas sinceros agradecimientos a cada uno de ellos.

Viaje al gran sur, Mediterráneo. #1

 

 

 

Viaje al gran Sur. Mediterráneo #2. Algo de surf y sorpresas agradables.

Siguenos en ...

PinIt

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *